Cine

Se vienen los Oscars

Injusticias de la Historia: lo que nadie te contó

  Por S. C.

  Falta pocos días para que en el  Dolby Theatre de Hollywood, Los Angeles, se concrete la 87ma entrega de los premios Oscar, quizá la distinción más popular del planeta a una disciplina artística. Y a partir del 22 de febrero, entonces, también comenzarán las discusiones acerca de si los ganadores merecían o no la estatuilla, se recordará a los grandes olvidados, se mencionarán las sorpresas y, sobre todo, se hablará de las injusticias. Es que los premios siempre generan tantos debates como situaciones absurdas. Si tal escritor chino mereció el Nobel de Literatura en lugar de aquel escritor latinoamericano. Si fue justo que nombraran a Messi como el mejor jugador del mundial 2014 en lugar de aquel jugador alemán. Si es lógico que ese restaurante de la Costa Azul tenga la máxima categoría Michelin en detrimento de aquel restó de la Costa Brava catalana. Es imposible, claro, que los ganadores de premios, sean del orden que sean, satisfagan tanto a especialistas y espectadores.

   Con los premios Oscar sucede lo mismo. Y más. Así se puede discutir a la salida de cada sala de cada país si tal actriz realmente fue la mejor del año como para ganar el rubro de Mejor protagónico; o si esa película austríaca realmente fue la extranjera más destacada. Pero como a todos los premios de todas las disciplinas, con los Oscar también el paso del tiempo despeja dudas sobre los grandes desaciertos que han generado a lo largo de sus 86 ediciones.

   Si hubiese que hacer una lista de las injusticias más injustas, el nombre de Alfred Hitchcock estaría en el Top Five. El gran maestro del arte cinematográfico, festejado por Hollywood tanto como por cineastas y críticos del llamado cine de autor, sólo ganó una estatuilla a Mejor Película con Rebeca(Rebeca, 1940), quedando sin premio Los 39 escalones (The 39 Steps, 1935); Encadenados (Notorius, 1949), Psicosis (Psycho, 1960),  Vértigo (Vertigo, 1958) y Con la muerte en los talones (North by Northwest,1959), por citar un puñado de sus obras maestras.

   Otro que compartiría un hipotético Top Five de injusticias es Charles Chaplin, un artista total, que no sólo se destacó como actor, sino que fue un gran guionista y autor de músicas originales y, sobre todo, uno de los realizadores que utilizó el lenguaje audiovisual con más maestría. Ganó un Premio a Mejor Banda Sonora por Candilejas (Limelight, 1952) y recibió dos Honorificos. Pero maravillas como Luces de la ciudad (City Lights, 1931), Tiempos Modernos (Modern Times,1936), El gran dictador (The Great Dictator, 1945) y La quimera de oro (TheGold Rush, 1925) no se llevaron nada de nada. Un detalle: Candilejas ganó el Oscar a Mejor Banda Sonora en 1973, a veinte años de su estreno comercial, ya que en los Estados Unidos recién fue estrenada en 1972.

  Stanley Kubrick: otro para sumarse a la lista nefasta. El director de La naranja mecánica (A Clockwork Orange, 1971), Barry Lyndon (Barry Lyndon, 1975) y Espartaco (Spartacus, 1960), entre otras obras, sólo ganó el Oscar a Efectos especiales por 2001: una Odisea en el espacio (2001: A Space Odyssey,1968).  Habría que agregar otros dos nombres a la insólita lista de olvidos: Ennio Morricone y Martin Scorsese. El magistral compositor italiano nunca obtuvo un galardón a pesar de haber creado las bandas sonoras de Bastardos sin gloria (Inglourious Basterds, 2009), La misión (The Mission, 1986), Los intocables (The Untouchables, 1987) y Cinema Paradiso (Cinema Paradiso, 1988) por citar un puñado de una larguísima lista de masterpieces. Scorsese estuvo nominado como Mejor Director con Toro Salvaje (Raging Bull, 1980); La última tentación de Cristo (The Last Temptation of Chris, 1988); Buenos Muchachos (Goodfellas, 1990); Gangs of New York (Pandilla de Nueva York, 2002); El aviador (The Aviator, 2004); La invención de Hugo Cabret (Hugo, 2011) y El lobo de Wall Street (The Wolf of Wall Street, 2013). Sólo se lo dieron por (The Departed, 2006), una gran película pero algo por debajo de varias de sus otras producciones nominadas.

  A esta lista de gigantes del cine que nunca han obtenido un Oscar, hay que sumar nada menos que a Greta Garbo (que estuvo nominada en cuatro ocasiones); Cary Grant; al enorme director y maestro de maestros Howard Hawks y a sumejor discípulo, el magistral Ernst Lubitsch. Y a Richard Burton, que estuvo siete veces nominado y nunca se retiró de la fiesta con una estatuilla bajo el brazo.

  Estos ilustres apellidos mencionados, enormes y tristes manchas en la premiación de la Academia, al menos fueron tenidos en cuenta a la hora de ser nominados. Pero hay casos en donde grandes y talentosas estrellas nunca han sido siquiera tenidos en cuenta para formar parte de los pre seleccionados. Para empezar, Marilyn Monroe, de quien el gran director Billy Wilder dijo:"Como actriz de comedia era absolutamente genial, un regalo de Dios". A Monroe se suma Groucho Marx. ¡Sí, Groucho Marx!. Tampoco tuvo la suerte de ser nominado alguna vez Richard Gere, que con su papel en Chicago podría haber sido pre seleccionado.  Lo mismo con Bruce Willis (por su papel en Pulp Fiction); Steve Martin (¿su trabajo en Roxane no le alcanzaba para que lo ternaran?); Mia Farrow (ninguneada a pesar de La semilla del diablo); Jim Carrey (ni noticias de una nominación por The TrumanShow); Donald Sutherland (brillante en Cold Montain); Scarlett Johansson (lo que hizo en Lost in Traslation no valió para que la tuviesen en cuenta ese año); Meg Ryan (nada de nada por Cuando Harry conoció a Sally); Martin Sheen(excelente en Apocalipsis Now); Hugh Grant (que la rompió en Cuatro bodas y un funeral); Christopher Lee (sublime El señor de los anillos)… Estamos hablandode estrellas que NUNCA fueron nominadas siquiera, ni por las películas que recordamos aquí ni por ningún otro papel…

  Hace unos años, la revista Time elaboró una lista con las 10 injusticias históricas en la entrega de los Oscar, incluyendo allí películas, direcciones e interpretaciones. Allí aparecen:

1. Fred Asteire porque no fue nominado como Mejor Actor por Sombrero de Copa (Top Hat, 1935).

2. Cary Grant, al que ya nombramos. Pero Time puntualiza que es insólito que no haya sido nominado como Mejor Actor por Ayuno de amor (His Girl Friday, 1940).

3. Bill Murray porque no fue nominado a Mejor Actor por Hechizo de tiempo (O El día de la marmota, Groundhog Day,1993). La Academia aun tiene tiempo de reconocer a Murray, al que si preseleccionó por Perdidos en Tokio (Lost in Traslation, 2003) pero al que todavía nunca premió.

4. Barbara Stanwyck  porque no fue nominada como Mejor Actriz por 'Las tres noches de Eva' (The Lady Eve, 1941) donde hizo un tremendo doble papel encarnando a Jean y a Lady Eve. No sólo no estuvo nominada por esta película, sino que esta enorme actriz acabó su carrera sin ningún trabajo nominado.

5. John Ford, que se quedó sin nominación a Mejor Director por Más corazón que odio (The Searchers, 1956). Esta película es considerada para muchos quizás el mejor western de la historia del cine, lo que es muchísimo decir entre tanta obra maestra que trascurre en el oeste estadounidense. Sin embargo, la Academia no sólo no lo nominó ese año a Ford, sino que esta película no recibió ninguna nominación. Vale recordar que Ford es el director de cine más laureado por la academia, con cuatro estatuillas como Mejor Director.

6. Martin Scorsese porque no fue nominado a Mejor Director por Taxi Driver (1976), como ya señalamos. Este filme sí tuvo otras nominaciones: las de Robert De Niro, Jodie Foster y  Bernard Herrmann, por la música. Ninguno se llevó el premio a su casa. Y desde entonces el ninguneo a  Scorsese venía siendo escandaloso hasta queen el 2007 le dieron el Mejor Director por Los infiltrados (The Departed), una obra menos inspirada que varias de sus creaciones.

7. Steven Spielberg porque no estuvo nominado como Mejor Director por 'Tiburón' (Jaws ,1975).  

8. King Kong por no ser nominada como Mejor Película en 1934.

9. Una Eva y dos Adanes (Some Like It Hot) porno estar nominada como Mejor Película en 1959. Es considerada por el Instituto de Cinematografía Americano como la mejor comedia de todos los tiempos, algo que evidentemente no observaron los académicos ese año. Se llevó una sola estatuilla (por Mejor diseño de vestuario) de seis nominaciones, entre las cuales no estuvo la de Mejor Película y, lo que es peor, tampoco la nominación de Mejor Actriz para Marilyn Monroe.

10. Batman, El caballero de la Noche (The Dark Knight ) porque no fue nominada como Mejor Película en 2008.  El trabajo de Christopher Nolan demostró que el subgénero “superhéroes” puede serde la más alta calidad artística. Sin embargo la Academia no lo tuvo en cuenta,aunque al año siguiente pasó de cinco a diez el número de finalistas para Mejor Película. 

  Habrá que esperar, entonces, al 22 de febrero para saber si la Academia, más allá de los debates lógicos que se generan luego de cada premiación, continúa o no sumando manchas negras a una lista de injusticias que a varios les gustaría esconder debajo de la alfombra (roja).

  • Autor: Sergio Criscolo
  • Link: http://oscar.go.com/
Etiqueta: oscars, entrega, critica