Cine

Doce documentales imperdibles !

Para ver en la web

En las plataformas de cine on line hay una increíble cantidad de joyas que no llegan a las pantallas argentinas, o duran poco tiempo en cartel

 

Debido a la aparición de What Happened, Miss Simone? en la plataforma Netflix, Mercurio Contenidos se sumergió en las redes para recomendar títulos -gratuitos y pagos- de documentales de autor que de manera llamativa no se estrenan en las pantallas locales. Y si se estrenan, son pocos los que se enteran. Doce títulos para volverse adictos al género.


Por Sergio Criscolo

Desde hace unas semanas se puede ver en Netflix el filme What happened, Miss Simone?, un muy buen documental coproducido por la plataforma de películas on line y que tuvo una muy buena recepción en la última edición del prestigioso festival de cine de Sundance. En los países del planeta que poseen una larga historia cinematográfica (Francia, Alemania, los Estados Unidos, Japón, Inglaterra) es muy usual la producción de documentales de autor. Y, lo que es mejor, no sólo se realizan sino también son vistos por miles de espectadores en las salas de cine. Con la política de subsidios de su Instituto de Cine (INCAA), la Argentina produce una enorme cantidad de documentales cada año pero pocas personas acceden a verlos. Por un lado, la falta de dinero para la promoción hace que gente potencialmente interesada nunca se entere del estreno de esas películas; por otro lado, el poco riesgo que asumen algunos cines comerciales hacen que quienes se enteran y desean ver estos filmes, se les dificulte acceder a salas lejanas del circuito comercial y muchas veces en horarios discontinuos. Este problema aqueja tanto a obras documentales como a las de ficción. De todas maneras, algunos documentales argentinos sí logran atravesar estos graves y grandes inconvenientes y, por lo general muchas veces gracias al boca a boca, pueden permanecer más de dos semanas en cartel y romper la baja cantidad de espectadores promedio que indican las estadísticas. 

Aun así, falta mucho para que el grueso de la gente a la que le gusta el cine termine de adoptar al documental como un género más del conjunto de géneros del cine. Y eso que el cine primero nació como documental y luego comenzó a generar historias de ficción. Pero la cantidad de documentales de animales, políticos o de historias de vida realizados para tevé (en donde se privilegia más la información que la emoción) hace que para mucha gente aún el documental sea un género menor, para ver en la pantalla chica, y se desconozca la cantidad de producciones de autor que se crean en este país y en el mundo entero. La aparición en Netflix del documental acerca de Nina Simone ha permitido que varios artículos periodísticos anuncien este lanzamiento y quizás sea una nueva puerta que se abra para que el público argentino medio pueda descubrir la gran cantidad de documentales geniales que hay a la vuelta de la esquina.

What happened, Miss Simone? toma el título de un artículo escrito por la poeta y activista de los derechos civiles Maya Angelou, publicado en la revista Redbook en la década de los setenta, en el que se interrogaba por la artista después que esta se hubiera "exiliado” de los Estados Unidos. El documental está dirigido por Liz Garbus, que también realizó películas dedicados a otros grandes personajes como el ajedrecista Bobby Fisher o la actriz Marilyn Monroe. En el filme acerca de Nina Simone, Garbus utiliza archivos musicales,  entrevistas y testimonios para dar a conocer de manera profunda la vida de la cantante que luchó por la libertad de su arte y su música y su identidad como afroamericana. 

A raíz de este documental y de la repercusión mediática que ha tenido, entonces, Mercurio Contenidos propone otros once grandes documentales que están al alcance la mano (a un par de clics de distancia, mejor dicho) en la web. 

 Son muchos los muy buenos o excelentes filmes de este género que se realizan para ver en el cine pero permanecen poco tiempo en las carteleras porteñas o, como sucede en la mayoría de los casos, ni siquiera llegan a ellas. Con lo cual hay que acudir a plataformas on line para disfrutar de verdaderas joyas del género. No se pueden describir en un artículo todas las opciones pero por algo se puede empezar, así que se han seleccionado en principio cuatro plataformas: la ya mencionada Netflix, de pago; Qubit (www.qubit.tv), en donde hay filmes por los que se debe pagar pero también  gratuitos; y Cinema argentino (www.cinemargentino.com) y Mira de todo (www.miradetodo.com.ar), ambas gratuitas.


Además del filme sobre Simone, en Netflix hay una interesante oferta de documentales, varios de ellos excelentes. Como por ejemplo uno de los cinco que estuvieron nominados al Oscar al Mejor documental de la última edición: Virunga, una producción británica dirigida por Orlando von Einsiedel, que contó con la producción de Leonardo Di Caprio y a la que Netflix se asoció. Se trata de un muy buen trabajo sobre la tarea que realizan los guardabosques del Parque Nacional Virunga, el más antiguo de África, para evitar la desaparición de los gorilas de montaña. Para proteger a esta especie en extinción, los cuidadores deben lidiar con la guerra civil que soporta la República Democrática del Congo desde hace años; con los cazadores furtivos; y con los intereses de una petrolera británica que quiere explotar la zona. Para que se tenga una idea del problema, vale contar que en los últimos 20 años fueron asesinados 140 guardabosques que defendían el parque.

Si se quiere disfrutar de más películas nominadas a los Oscar al Mejor documental, hay que entrar a miradetodo.net.  Aquí también se ofrece una enorme y variada cantidad de documentales pero la idea de este artículo es recomendar sólo doce joyitas, y en ese sentido en Mirá de todo  se destaca la presencia de otros tres candidatos al reciente Oscar: Finding Vivian Maier; La sal de la tierra; y Citizenfour, filme que finalmente se quedó con el galardón. No es que se quiera hacer aquí una apología de los premios Oscar, muchas veces discutidos y llenos de olvidos históricos. Pero en algunos rubros, como en el de Mejor película extranjera y Mejor documental, entre otros, si bien pueden quedar sin ser nominados grandes y mejores películas, suele suceder que entre los que sí han sido elegidos para la ceremonia final hay un piso de calidad que se agradece. 

La ganadora, Citizenfour, dirigida por Laura Poitras, se centra en Edward Snowden, el divulgador de secretos de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), aquel que alertó a The Guardian y al mundo entero acerca de los programas de vigilancia del gobierno estadounidense hacia su población.  Poitras fue la primera periodista con la que entró en contacto Snowden, quien le comunicó a ella vía mail que iba a dar a conocer secretos que conmoverían la política internacional. El corazón de la película narra cómo fueron las comunicaciones entre Snowden y la directora, desde ese primer contacto por mail hasta el momento en que se reúne secretamente en Hong Kong con Poitras y el periodista de The Guardian a quien le ofreció todo la información que había obtenido.

Otra nominada, Finding Vivian Maier, de los directores Charlie Siskel y John Maloof, relata la increíble historia de la niñera Vivian Maier, que tenía como hobby fotografiar escenas callejeras. Recién después de su muerte, en 2007, John Maloof –uno de los dos realizadores- adquirió en una subasta un archivo de fotografías con las que pretendía ilustrar un libro de la historia de Chicago que él mismo estaba escribiendo. La casa de subastas se había hecho con esos negativos ya que se había dejado de pagar el alquiler del trastero donde se encontraban. Maloof, tras revisar el material, decidió que no le servía y comenzó a revenderlo por internet. De esta manera, de Allan Sekula, un historiador, fotógrafo y cineasta se enteró de la existencia de estas fotografías, y tras visualizarlas, alertó a Maloof del tesoro que había adquirido. Así los realizadores comenzaron un trabajo de investigación para descubrir quién había tomado todas aquellas maravillosas fotografías. Se trataba de una mujer misteriosa y solitaria que había trabajado durante toda su vida como niñera, pero cuya obsesión por la fotografía la llevó a acumular en un pequeño departamento un archivo con unos 150 mil negativos. Vivian Maier falleció en 2009 ajena a que su obra se haya expuesto en prestigiosas galería de todo el planeta y ella haya comenzado a ser reconocida como una de las principales fotógrafas del siglo XX. 


Otro de los filmes nominados, y que también puede verse en miradetodo.tv, también tiene que ver con la fotografía, pero en este caso el personaje principal es un destacado fotógrafo, Sebastiao Salgado, y el codirector de la película un importante realizador, Wim Wenders. Salgado recorrió el mundo durante 40 años fotografiando hambrunas, éxodos, conflictos civiles y militares. Pero ahora se embarcó en un proyecto gigante: mostrar territorios vírgenes, lleno de flora y fauna silvestres, una suerte de tributo a la belleza del planeta. Así, su hijo, Juliano Riberiro Salgado, y Wenders, recorren en la película la obra de este gran fotógrafo brasileño a través de entrevistas con el propio Salgado y mostrando las inquietantes imágenes por él capturadas a los largo de todos estos años.


Para ver alguna producción argentina se puede ingresar a cinemaargentino.com; allí hay de manera gratuita varios muy buenos títulos locales. Por nombrar dos, y no salir de la idea de proponer 12 títulos, vale mencionar Construcción de una ciudad, de Néstor Frenkel; y Los próximos pasados, de Lorena Muñoz. La película de Frenkel, del 2007, cuenta la historia de la demolición de la vieja ciudad Federación en Entre Ríos, durante la última dictadura militar, y el traumático nacimiento de una Nueva Federación a tres kilómetros de allí. Con una mirada sin solemnidad y con bastante humor dentro de lo que el tema permite, Frenkel también refleja las secuelas que dejó en sus antiguos habitantes el traslado y cómo la comunidad intenta mantener viva la memoria de la ciudad sumergida. Por su parte, Los próximos pasados, dirigida por Lorena Muñoz en el 2006, relata otra historia increíble: como permaneció durante años, encerrado en un conteiner en el puerto de Buenos Aires, un mural del genial artista mexicano Siqueiros. Para ello Muñoz recuerda cómo apareció el mexicano por estas tierras, cómo se vinculó al empresario periodístico Botana y cómo terminó pintando un mural en su sótano. Este documental tuvo tanta repercusión mediática que el gobierno argentino decidió confiscar la obra abandonada, restaurarla y ubicarla en el Museo del Bicentenario, gracias a un acuerdo con el estado mexicano. 

Qubit es una plataforma argentina que ofrece películas gratis y otras que sólo se pueden ver si se paga un abono de sesenta pesos mensuales. Entre las propuestas gratuitas aparece el excelente y conmovedor documental Alamar, dirigido en el 2009 por Pedro González-Rubio, un director nacido en Bélgica pero que vive en México. Alamar relata la hermosa vivencia de un hijo y su padre, al cual el niño ve sólo durante ese tiempo debido a que sus padres están separados y a que él vive durante el resto del año con su madre en Europa. En ese verano que se documenta en la película, el niño sale del confort del departamento europeo en donde vive para compartir unos días mucho más agrestes junto a su padre, un pescador de un pueblo perdido de la costa mexicana. 

Si en cambio se accede al abono mensual de Qubit, se podrán disfrutar de muchos otros títulos, de los que se rescatan cuatro: Grass (1999), de Ron Mann, ya todo un clásico sobre el tema de la marihuana, en donde se cuenta la guerra de los diferentes gobiernos de los Estados Unidos del siglo XX contra el consumo en ese país; Sympathy for the Devil (One Plus One, 1968), un gran relato de época dirigido por el gran Jean-Luc Godard en donde entre otras cosas se pueden ver a Los Rolling Stones grabando en estudio; Pina (2011), de Wenders, un tributo a la genial performer y coreógrafa alemana Pina Bausch; y La cueva de los sueños olvidados (2010), también de otro alemán, el genial Werner Herzog, que ingresa a las cavernas del sur de Francia en donde se encuentran –y se filman por primera vez- los dibujos más antiguos de la humanidad.

Es inexplicable que la mayoría de los doce títulos aquí seleccionados no hayan pasado por las salas argentinas. O que hayan permanecido muy poco, casi sin difusión. Si bien en Mercurio Contenidos se sostiene la idea de que el cine es mejor verlo en el cine, gracias a estas plataformas on line se tiene la posibilidad de disfrutar de verdaderas joyas del cine, en este caso del documental, un género tan rico, bello y libre, que dan ganas de quedarse a vivir en él.

  • Fuente: Sergio Criscolo