Objetos

Ginebra da la hora

El SIHH cumple 25

Cada enero coleccionistas, retailers y periodistas de todos los rincones del planeta se concentran en un solo lugar para descubrir las nuevas maravillas del mundo relojero. Te invitamos a recorrer los pasillos del salón más lujoso del mundo.

Enero en Ginebra es frío; rara vez el termómetro marca más de 5 grados centígrados. El carácter tranquilo de la ciudad y sus paisajes melancólicos no dicen nada del volcán en erupción que habita en los espacios de Palexpo –principal centro de exposiciones de la ciudad-, donde año tras año se vive una verdadera revolución. Una vez superado el viaje desde el hotel, muchas veces escoltado por la nieve, pareciera que atravesáramos una puerta hacia otra dimensión; una en la que el lujo se respira en cada detalle.

Una decoración en colores sobrios, arreglos florales en los lugares justos, salas de exhibición y un conjunto de mini-restaurantes que obsequian snacks, almuerzos exquisitos y un eterno open bar que invita a la distensión, hacen vida en esta pequeña “ciudad” habitada por unos vecinos soñados. Una ciudad llamada SIHH (siglas en francés para el Salón Internacional de la Alta Relojería), que este año abre sus puertas entre el 19 y el 23 de enero.

A. Lange & Söhne, Audemars Piguet, Baume et Mercier, Cartier, Greubel Forsey, IWC, Jaeger-LeCoultre, Montblanc, Panerai, Parmigiani, Piaget, Ralph Lauren, Richard Mille, Roger Dubuis, Van Cleef & Arpels y Vacheron Constantin sacan toda su artillería pesada en el SIHH para conquistar a los distribuidores, coleccionistas y medios especializados que viajan desde los lugares más recónditos para conocer todas las novedades del año. Doce meses de trabajo arduo en los talleres de cada una de estas casas de relojería salen a la luz aquí y, por supuesto, cada una en su estilo hace el mayor esfuerzo por acaparar miradas, por emocionar, por conquistar.

Estar en el SIHH es una experiencia fascinante. En un momento estás compartiendo una copa de champaña con Diane Keaton (una súper fanática de la relojería, por cierto), al otro día te cruzás en el baño con el CEO de Audemars Piguet, y en la cena tenés a Hugh Jackman en la mesa de al lado. Y, mejor aún, todos los días tenés en tus manos piezas de 50 mil, 100 mil, y hasta de más de un millón de francos suizos. No todo el mundo puede decir lo mismo.

Aquel salón que arrancaría en 1991 con cinco casas en exposición, hoy está integrado por 16 manufacturas verdaderamente fascinantes. Ha sido un largo camino durante estos 25 años y no queda más que alzar nuestras copas y celebrar. ¡Salud!

Etiqueta: SIHH, 25, geneve, suisse