Objetos

Moleskine: una libreta con historia

Fetiche de escritores

  El origen de la libreta Moleskine se remonta  a finales del Siglo XIX y comienzos del XX. Como muchas historias de objetos de culto es una suerte de realidad y ficción. A fin de cuentas ¿qué relato no lo es? Recordar una historia es también ficcionalizarla aunque eso no deja de hacerla verdadera.

  Su diseño remite al cuaderno de notas que usaban Van Gogh, Picasso y Hemingway entre otros. En aquel entonces se hacían a mono por encuadernadores que las vendían en la ciudad de París. De allí toma su diseño esta libreta negra de tamaño de bolsillo de forma rectangular y puntas redondeadas. Tiene un elástico, una cinta señaladora y posee un bolsillo interior. Con estas humildes características se convirtió en un objeto de culto que hoy circula por el mundo invitando a sus propietarios a llenar sus páginas de historias o dibujos.

  Se fabricaba en un pequeño taller en Francia que abastecía a las papelerías de País. En el año 1986 se cierra el taller familiar y en el año 97 una compañía de Milán comienza  a fabricar el cuaderno tal como se lo conoce hoy. En el 2006, debido a su gran éxito, la empresa fue adquirida por SG Capital Europe y se produce masivamente en China. Hoy su producción se encuentra en las antípodas de su fabricación artesanal aunque no por ello ha perdido su mística y su encanto para los amantes de la papelería. 

  El inglés Bruce Chatwin, escritor de viajes fue quién dio popularidad a la libreta, en su libro “Los trazos de la canción” que cuenta su viaje por Australia, le dio el nombre que lleva. 

  Actualmente Moleskine fabrica libretas, agendas y accesorios vinculados a la escritura. También suelen hacerse ediciones limitadas de las libretas, por ejemplo la colección de Alicia en el País de las Maravillas, Snoopy, Lego, El Principito, Los Simpson o Batman. El Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA) también tiene su edición limitada como los grandes Museos del mundo. 

  Las hay de tapa blanda o dura y de distintos tipos de papel: rayado, liso, cuadriculado o puntillado, con agenda en el interior o con distintos temas como jardinería, viajes o cocina, entre tantos otros.

  La Moleskine tuvo apariciones estelares en varias películas donde la libreta pudo verse en manos de los protagonistas: Amelie, Indiana Jones, El código Da Vinci, Magnolia y El diablo se viste a la moda. 

  Mística y su belleza, un objeto que invita a crear.