Dixit

Alfombra roja

Moda en el SAG Awards

 En un año en que gran parte de los looks de Hollywood han pasado “por debajo de la mesa”, es mucho mayor el brillo de aquellas estrellas que sí han sabido exhibir un atuendo para recordar. Los SAG Awards no fueron la excepción y, confiando en que las celebridades realmente se estén guardando lo mejor para la entrega del Oscar, presentamos este semáforo que destaca a las que acertaron, a las que no se esforzaron lo suficiente y a las que nadie sabe en qué estarían pensando el pasado domingo.


Verde

Emma Stone: La pelirroja lo ha vuelto a hacer, ¡y de qué manera! Esta temporada, la actriz de Birdman no se cansa de robar miradas y de colocarse la corona de reina de la alfombra roja. En esta oportunidad, volvió a apostar por el toque masculino, luciendo un traje de Christian Dior Couture, sandalias Christian Louboutin y joyas Repossi.

Keira Knightley: Luego de estar en el ojo del huracán en los pasados Globos de Oro, la británica retomó la senda del buen gusto con este vestido morado oscuro de Erdem, cuyas capas armonizaban a la perfección con su pancita de embarazada. Un peinado freso y delicado completó el look de la actriz, a quien la maternidad le sienta de maravilla.

Maggie Gyllenhaal: Blanco es uno de los colores más utilizados en la alfombra roja este año, pero Maggie supo reinterpretarlo con muchísima clase con este vestido de mangas largas con un sexy pero discreto escote, firmado por Thakoon. El corte pixie y los labios rojos le sumaron un toque old Hollywood espectacular.


Amarillo

Jennifer Aniston: El Vintage Galiano que utilizó la popular actriz levantó críticas mixtas. Sin embargo, hay que aplaudirle que haya dejado atrás el color negro (¡¡¡gracias!!!) y que se atreva a experimentar con escotes y estampados. Los puntos que se anotó con el atrevido escote los perdió con un peinado deslucido y repetido hasta el cansancio.

Sofía Vergara: No hay dudas, la colombiana es una bomba latina. El Donna Karan Atelier rojo exaltó su fantástico cuerpo, pero ya es una fórmula que Sofía ha repetido hasta el cansancio. Sería estupendo verla alguna vez con un atuendo más sobrio, menos explosivo y con más clase.

Julia Roberts: La pretty woman parece tener el secreto de la juventud y, a sus casi 50, sigue viéndose increíble. El domingo optó por romper paradigmas con un mono negro de Givenchy y un brazalete de Tiffany & Co. No obstante, dio la sensación de que algo faltaba. Muy sobria, tal vez demasiado.


Rojo

Rosamund Pike: Su interpretación en Gone Girl es brillante y la crítica lo ha reconocido. Este era el año en que la británica se debía lucir en todas las entregas de premios, pero se ha empeñado en lo contrario. Luego de escoger vestidos demasiado ceñidos para las ceremonias pasadas, a pesar de haber dado a luz hacía apenas un mes, seleccionó para los SAG un dramático Dior tipo globo y de texturas acolchadas que no permitía ver su figura.

Lorelei Linklater: Podés ser joven y tomar riesgos, pero este fue un vestido que nadie entendió. El Honor tipo colonial parecía más un traje de duelo que un vestido de alfombra roja. No le bastaron la tela negra y los volantes blancos en la espalda; a eso sumó unas enormes mangas largas tipo campana y un terrible peinado. Inexplicable.

Gretchen Mol: La actriz de Boardwalk Empire se decidió por un romántico Dennis Basso en gris perla con grandes mangas, combinado con joyas de Solange Azagury-Partridge y un peinado recogido en ondas. El look estaría perfecto si Gretchen tuviera más de 60 años. En Hollywood sumarse edad no es la mejor decisión.