Dixit

Porno haikus:

píldoras calientes

Carolina Lesta y Virginia Janza, creadoras de Wasabi, un grupo que promueve la escritura de haikus porno, explican en esta nota por qué en el porno también puede haber belleza literaria. Y comparten algunas de sus producciones.

    Todo comenzó cuando Virginia Janza fue invitada en el marco del Festival de Poesía de Azul a dar uno de sus talleres de Haiku tradicional, de los que Carolina Lesta ha participado en varias ocasiones. Durante el Festival, surgió la primera idea de jugar con el haiku y la poesía erótica, y como las dos pertenecemos al grupo de Haikumbia, nos animamos a reunir los dos géneros. Así surgió Wasabi, un grupo cerrado de FB de haiku porno. Para participar hay que mandar una solicitud, que aceptamos o denegamos según el perfil de la persona, su edad y que entienda el espíritu literario del grupo.

     El haiku es un tipo de poema japonés que tiene muchas particularidades, la ausencia del yo poético y una fuerte observación de la naturaleza y la contemplación. Plasma la descripción del instante fugaz que se vuelve epifánico. A su vez, se rige por la cantidad de sílabas que tiene cada verso. Claro que en español es muy distinto que en japonés. Nosotros nos regimos por un verso de cinco sílabas otro de siete y otro de cinco. Lo gracioso de Wasabi es la casi imposibilidad de suprimir al yo poético haciendo haikus pornos y el desafío es que las escenas o ideas eróticas y pornográficas entren en esa métrica. En la descripción del grupo lo explicamos así: ‘Cinco sílabas /  luego siete y cinco / conchas y pijas.’ Y nos definimos  como: métricosexuales. Somos soldados, defendemos el haiku, y su métrica.

   En Wasabi hay diferente tipos de porno haikus: los hay porno soft o eróticos, porno tradicionales, porno sado, porno gay, porno amor (hay declaraciones amorosas) y porno humor. En WASABI los haikus son tan importantes como las respuestas y los diálogos que mantienen los integrantes.

   Los integrantes del grupo, en su mayoría seres absolutamente desconocidos entre sí (aunque hay algunos pares de hermanos y parejas que participan), se responden, se invitan, se seducen y se provocan, siempre respetando la métrica del haiku y el espíritu picante del grupo. El porno haiku soft o erótico, transmite un tipo de sensación en la que uno queda muy pegado a las palabras, a su encanto, a la atmósfera que generan.


Mambo nocturno/ de viaje por tus piernas/ hasta tu centro

mi lengua lápiz/ dibujando orgasmos/ bellos poemas 

Luis Erker Ercolano

 Y después tenemos los haiku porno más tradicionales donde las palabras las imágenes y el humor ganan la escena: 

Activan pajas / las poetisas de este antro. / Onanismo loco. (corcel bucefalo)

Lo genial es que cualquiera sea el tipo de haikus, recibe respuestas geniales para reforzar o sacarlo definitivamente del clima que propone. Generándose una especie de payada bizarra.

A nosotras nos fascina tanto unos como otros, disfrutamos y nos sorprendemos de los niveles de creatividad que se presentan. Además disfrutamos mucho, mucho, escribiéndolos y payando también.

no pienso leer
las quinientas porongas
de Grey ni nada

pienso en chupar
las quinientas porongas
que se me crucen.

Caro Lesta.


deja tres para / mi, disimula lo de / mamona diva  

Au LLiure


 no disimulo/cojo chupo comparto/leo bonito  

Caro Lesta


Okey. Vayamos / con las quinientas yo te / invito Reyna 

Au LLiure


 vos sos la Reyna/vayamos juntas por más/por mil porongas 

Caro Lesta


 tenemos treinta / arranquemos la orgia / que vienen solas 

Au LLiure


que pasen todas/y si alguna gusta/ repetiremos 

Caro Lesta

 

Boca sin lengua
rompe tibia de noche,
jugo de himen.

Fede Lesta

 RESPUESTA:

Abrazo noche
Suelto y aprieto fuerte
Juego de himen.

Virginia Janza

   

Nosotras creemos que se puede jugar con las palabras y que en todos lados hay belleza, en el porno también. Admiramos a Marqués de Sade, a Almudena Grandes, a Apollineaire, Henry Miller, Bukowsky, Martin Amis, Anäir Nin. En fin, hay mucho para leer antes que las 50 sombras de grey.


Vendame los pies/ atame las manos ya/ sin sombras de gay  

Virginia Janza