Dixit

El principio

Las historias tienen un principio y aquí en este espacio, comienza algo nuevo.

 Puede que a lo largo del tiempo, vaya mutando,dándole forma, “aggiornando“o simplemente fluya y quienes me lean, me dejen ser un poquito parte de sus vidas y ustedes de la mía.

Me presento: aquí soy Bambi, periodista, prensa de bandas emergentes, soy algo insegura, pero aprendí…de a poco que si no me animo, no pierdo, pero tampoco gano…amo la música, sobretodo el rock, me encanta la moda, comer rico y disfrutar de un trago – ustedes me dirán; ¿A quién no?

Enfin, acá voy a ser “Yo”, me presento descontracturada, divertida, ácida o totalmente honesta, mi visión de una noche, como me sentí, que tal la pasé en un show  y como era el lugar, algo de moda, si me gusto algún trago, algo distintivo de la noche o dejarme fluir y que conozcan mas de mi.

El génesis dice: En el Principio creo Dios… la palabra PRINCIPIO me encanta.  Es tan libre, despojada, porque todo tiene uncomienzo, y es la base de nuestra propia creación, nuestra imaginación, todo partede ahí.

Ymis comienzos, ya hace un tiempo son dentro del circuito del rock, las noches en los distintos lugares de capital federal y alrededores es amplia, varía engustos.

En esta oportunidad les contaré de un lugar del cual soy habitué.

Niceto Club (Niceto Vega 5510)Palermo , es un punto de la Ciudad cómodo para llegar vengas de donde vengas -incluso para mí que vivo en San Martin.

Este es un espacio en el que las bandas de rock, electrónicas, punk o alternativas casi  siempre suenan muy bien. Un lugar desde donde se puede sentir este magnetismo , el escenario se ve bien desde de distintos ángulos.

Para los que gustan de una cerveza mientras ven un espectáculo, acá siempre la tienen a la temperatura justa. Casi todas las noches hay 2x1 en bebidas, depende, y los precios se ajustan a la realidad de un público que paga una entrada, pero que también consume.

Domingo de diciembre, Niceto colmado, agradable temperatura para unas calzas negras cómodas,remera y camisita fresca, borcegos para tener mejor altura, viaje en tren cancelado, pero llegué al fin a la invitación de parte de mi amigo Néstor (él cual tiene un programa radio Ciudad Rota, de ver a Sigg Ragga, una banda de santafecina, una conjunción de músicos, incongruentes por donde se los mire, por donde se los escuche.

La primera  vez que los que oí a estos chicos fue en el Vorterix  sessión day. Debo ser sincera, no me gustó pero, ¡calma!

Ahí les cuento como sigue. Pero la música tiene eso, de hermosa e hipnótica…tenerlos frente a frente, me permitió macerarlos mental y emocionalmente, puedo decir que interpretan algo de tipo teatral, que su música es mas reggae, que hay estilos spinetteanos y hasta momentos de vuelo circense. Pero solo me sale definirlos como el helado de chocolate con frutos rojos, la combinación perfecta. Frio, dulce y ácido a la vez.

Recomendación: busquen en “Aquelarre”,  último disco. Escuchenlos mientras toman unos mates por la tarde, o mientras preparan la cena para alguien especial.

Que la noche nos cruce y se nos dibuje una sonrisa al encontrarnos. Soy Bambi.

 

Etiqueta: bambi, rock, niceto, concierto